Hotel Europa

Blog

6 platos imprescindibles para entender la gastronomía madrileña

Por | 23 junio, 2014 | 0 comentarios

1) Tapas

Más que un plato, el tapeo es un arte. El de ir de bar en bar consumiendo cañas, vinos o refrescos junto con pequeñas raciones de comida de platos variados. Ensaladilla rusa, tortilla de patata, jamón serrano, queso manchego, aceitunas, boquerones en vinagre, croquetas… aperitivos para abrir boca antes de las comidas.

2) Sopa de Ajo

Un clásico invernal, también llamado Sopa Castellana.  Ajo, pimentón, huevo, aceite, sal y pan del día anterior. Una bomba de calorías para resistir los días más fríos del año.

3) Cocido madrileño

Cocido madrileño

El plato madrileño por excelencia, pariente gastronómico de otras delicias de cuchara como el cocido maragato, el cocido montañés, los potajes de verduras y, remotamente, la adafaina sefardí. El protagonista indiscutible es el garbanzo, que se sirve después de una sopa de fideos acompañado de repollo, patata, zanahora y porciones variadas de carne y embutidos: tocino, chorizo, carne de ternera, pollo…

En nuestro restaurante lo podéis comer todos los jueves :)

4) Bocata de calamares

Bocata de calamares

Te costará encontrar un bar o cafetería en Madrid que no tenga este bocadillo, porque es el más típico. Y si te gusta hacer cosas típicas, has de saber que tomarlo en la Plaza Mayor puntua doble.

Algunos le echan alioli o mayonesa, pero si los calamares son frescos y el pan es tierno, este bocata no necesita ningún aderezo.

5) Callos a la madrileña

Casi todas las capitales europeas tienen entre sus platos típicos alguno de casquería, ya que en las cortes regias se consumían muchas reses y se dejaban los restos al pueblo. En Madrid, ese plato son los callos. Si no tienes reparos con las tripas de cerdo, disfrutarás mucho con su original y fuerte sabor.

6) Churros con chocolate

El desayuno madrileño por excelencia. Una masa elaborada con harina, levadura, sal y agua, que se fríe en aceite de oliva a alta temperatura hasta quedar crujiente. Puede adoptar la forma de un churro o de una porra (en la imagen). Aunque también hay quien los toma con café, los churros y las porras como mejor saben es con un chocolate bien espeso.

Fotos | Javier Lastras, G M, Krista, Su-Lin, Tim Lucas.

Escrito por 

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*